sábado, 13 de octubre de 2007

Dos cositas

  1. Sigo sin acostumbrarme al horario de verano. Si es como los años anteriores, para febrero ya me habré acostumbrado. Eso está bueno. Lástima que en marzo vuelven a la normalidad.
  2. Estoy escuchando mucha música italiana y francesa (eso lo pueden notar si se fijan mi tablita de Last.fm allá abajo). Los primeros tienen la bendición de ser un idioma muy musical -al menos a mi me parece así-, y los segundos suelen tener lindas melodías. A veces me siento tentado a cantar, pero no me sale. Entonces hago una aproximación de grado dos al idioma: empiezo a emitir sonidos gangosos, guturales y nasales, y en un entorno de "ça", me sale igualito. Algún día tendré que aprender esos idiomas, para cantar.

1 comentario:

Pancho dijo...

El horario de verano... qué invento más depravado!

El mundo no tiene culpa de tus perversiones! Aprender italiano y francés para poder cantar?
Demasié! Como decía Wil.